Archivo del blog

viernes, 3 de septiembre de 2010

UNPLUGGED

Dia 3

UNPLUGGED

Sugestivo el nombre. No recuerdo muy bien cuando fue que nos desconectamos los unos de los otros, mientras más lo pienso más me complico; la última guerra mundial, tal vez en la última recesión económica, en el oscurantismo, en la inquisición quizá, Constantino, o fue Jesús, los grandes imperios… o puede ser. Génesis.

Cuando fue que nos dejó de importar el otro, el vecino, el hermano de iglesia. Cuando comenzamos a escapar los unos de los otros. Rodeados de muchos pero siempre solos. Pasa en la vida real, pasa en TNT.

Nosotros que fuimos creados para estar conectados con Dios, nuestra fuente de vida. Nuestro cordón umbilical. El único medio ambiente donde podríamos realmente vivir. Pero por una extraña razón estamos desconectados. Estamos escondidos, esperando que una hoja de “parra” nos cubra, cubra nuestra insensatez, cubra nuestro pecado, nos cubra de… Dios... escapamos del que nos quiere encontrar, del que nos quiere. Desconectados, perdidos.

Nosotros que fuimos creados para estar juntos, en “comunidad”, tenemos la capacidad de estar todos en un mismo lugar pero no estar “juntos”, por una extraña razón estamos desconectados. Nos sentimos lejos del otro, por miedo, por celos, por … si acaso.

Cuando Jesús se encontró con este leproso, la pregunta fue “si quieres” y la respuesta “quiero” pero a este “quiero” le sigue un “y le tocó”. Nadie tocaba a los leprosos, estaba prohibido por ley, estaba prohibido por la sociedad. Estaba prohibido. El leproso anunciaba su paso por las calles con gritos de “inmundo” o por ley tenía que tener amarrada un campana. Pero Jesús “le tocó”. Marcos 8. 2-3.

Nuestro Dios es así, le gusta “tocar” a los que la religión, la sociedad, la humanidad, deshecha. A Él le gusta estar con nosotros. Al fin y al cabo para eso nos creó. Para estar con Él. Para estar conectados. Siempre.

Revisa el enchufe. Quieres?

Chapaco.

2 comentarios:

kariosbook dijo...

Esta Bueno

Adikia dijo...

Realmente es como uno se siente en esta gran comunidad llamada "iglesia"... como para replantear...